Los incendios son una de las principales causas de muerte en el mundo, pero en la mayoría de los casos estos desastres son prevenibles, sólo hay que tomar una serie de precauciones que pueden ser de gran utilidad para salvar la vida de nuestra familia y la propia, así como nuestros bienes.

 

En casa, una de las primeras cosas para tomar en cuenta es no sobrecargar las líneas eléctricas, esto es: no conectes más de un aparato eléctrico en cada toma de corriente.

En caso de que alguien de tu familia fume o si tú lo haces, procura ser muy cuidadoso y no arrojes cerillos y cigarros encendidos a los cestos de basura, ya que entre los desechos pueden haber materiales que funcionen como combustibles y que, con la mínima chispa, pueden crear un incendio fácilmente extensible. Incluso, de ser posible, evita fumar.

Procura no dejar velas, inciensos, encendidas o mal colocadas, estas también puede ser una causa de incendio.

Si detectas la presencia de fugas de gas o derrames de líquidos inflamables, repórtalas al número de emergencia de los bomberos. Para mayor precaución, identifica las salidas de emergencia, tanto en tu hogar, en tu trabajo o en lugares públicos.

Comments are closed.